AFTERS DF by fernando r..

La carrera larga es todo un arte: puede comenzar desde un brunch con mimosas, pasar por una comida con unos aperitivos y digestivos, trasplantarse a unas cervezas a media tarde, llegar al precopeo en alguna casa o local y culminar en una salida nocturna.

Los artistas de la carrera maratónica saben que toda buena gozadera acaba cuando sales caminando con ojos rasgados y chamarra al hombro, pero ya con hambre de desayuno. Para aquellos que están entrenados lo suficiente para dejar los lentes oscuros en la bolsa o saco y utilizarlos al momento de terminar la noche, he aquí excelentes opciones de aftereo.

 

1.     En boga. Si te encanta llegar a un lugar en donde todo mundo sea cómplice y se conozca pero a la vez finja que no, además de mantener una pose enteramente hipster, entonces ya sabes que el M.N. Roy [Mérida 186, Roma Norte] es la opción por antonomasia. Recientemente le arrebató la batuta al Leonor [Nuevo León 153, Condesa] que empezó a dormirse en sus laureles y a dejar pasar a puro fresita mirrey de 14 años.

2.     Homoamistoso. Los viernes son de chicas y los sábados de chicos pero puedes ir cualquier día, tener cualquier preferencia y no dejarás de bailar. Te estoy hablando del combo mortal MIA/Envy [Palmas 810, Lomas de Chapultepec] donde podrás bailar durante horas y horas esos temas fresomusicales que tanto te encantan. Este lugar tiene la característica de poner temas que van desde lo más papaloy  hasta lo más sirvientil: entiéndase Rocío Durcal y anexas. Si te gustan estos temazos, no te sientas ofendido u ofendida, hay que aceptar que tienen un efecto maravilloso en tu noche y borrachera.

3.     Atasque absoluto. Un lugar maravilloso y con los mejores invitados en las tornamesas es el Club Versalles 52 [Versalles 52, Juárez]:  en la parte de arriba en ese espacio lleno de láser verde, te sientes en completa y absoluta libertad de perder el estilo. Vete a la parte de abajo y el magnetismo de la barra te hará regresar a hidratarte cada dos minutos: es un lugar siempre lleno en el que no podrás dejar de bailar. Ojo con la barra, una vez nos desaparecieron una botella, fuera de eso, pásalo bomba y nos vemos para desayunar.

4.     De culto. Un lugar que ha monopolizado el baile de generaciones, el Rioma [Insurgentes 377, Condesa]; siempre nos jala la mirada con ese escaparate misterioso y esa fama de hace ya bastantes años. Algo que te indica ‘nunca vas a salir de aquí’ es la falta de señal en el celular. Llega a desconectarte, enloquecer y volverte un maestro o maestra del electropop acompañado por una nostalgia noventera… y pídete un moradito o algo así.

5.     Clásico electrónico. Si lo tuyo es trabarte horas y horas bailando con Progressive House y lo más electrónico del planeta, entonces el Dobby Club [Vito Alessio Robles 138, Florida] es el lugar que tienes que pisar. Sobra decir que no esperes otra cosa que gente en pleno rush y sin parar de bailar. No te asustes si ves unos cuantos lentes oscuros adentro, como ya te había comentado, hay que ser todo un experto o experta en el arte del maratón afterero para lograr sobrevivir. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s